Tendinitis en el tendón de Aquiles

En los últimos tiempos se ha visto de una forma exagerada un incremento de la patología del tendón de Aquiles.

Esto se atribuye a la suma de factores causales nuevos que se añaden a los tradicionales, fundamentalmente por la llegada al mercado de una gran variedad de calzado que muchas veces está diseñado en función de la mejora deportiva y no del confort o la protección del deportista frente a la lesión. También concurren otros factores como el uso de superficies duras, los entrenamientos inadecuados y la falta de tiempo o paciencia cuando aparecen los primeros síntomas para abordar el problema en su comienzo y no cuando el daño es avanzado y difícil de solucionar.

El tendón de Aquiles es un tendón muy potente que soporta en carrera fuerzas de hasta 500 kgrs. y puede, por tanto, ser asiento de diversas lesiones en cuanto se modifican las condiciones de contracción, el eje de tracción o sufre traumatismos por compresión directa en pleno funcionamiento.

Anatomía del tendón de Aquiles

Causas

- Cambios en la altura del tacón. Si en la vida normal se calzan zapatos de tacón alto y en la práctica deportiva se eliminan, el tendón sufre una tracción desacostumbrada en condiciones de esfuerzo, provocando su irritación.

- Compensación de un arco plantar doloroso. El deportista fuerza la tracción del Aquiles al modificar el apoyo plantar para evitar el dolor del arco.

- Las desviaciones axiales del tobillo como el pie cavo-varo obligan a una dirección de tracción que fuerza más unas fibras, en este caso las de inserción externa, que otras.

- La hiperpronación por una talonera muy blanda.

- La marcha y carrera en cuestas hacia arriba estiran continuamente el tendón forzando sus límites de elasticidad.

- La presión directa sobre el tendón como ocurre con el calzado de contrafuerte rígido o con las botas de esquí si están muy ceñidas.

Un pie cavo cambia la biomecanica del tendón de Aquiles.


Clínica

El dolor es el signo principal. El paciente describe un dolor insidioso por la mañana, al levantarse y dar los primeros pasos, que desaparece total o parcialmente con la marcha y que vuelve con mayor intensidad durante y después de la actividad física. Conforme pasa el tiempo, el dolor se hace más constante, incluso permanente, impidiendo la práctica deportiva.

La palpación es dolorosa. Se recorre pinzando con dos dedos el tendón en todo su recorrido, buscando el punto más doloroso y la presencia de nódulos que lo engrosen. Se puede completar repitiéndola mientras el paciente realiza movimientos de contracción muscular y de flexo-extensión del pie.

En el tendón se producen alteraciones estructurales, microrroturas o francas roturas con solución de continuidad en sus fibras, especialmente en la zona de inserción. También se pueden producir calcificaciones que son la secuela natural de la inflamación crónica y aparecen cuando el cuadro ha tenido tiempo para evolucionar.

El hueso también sufre alteraciones. Una de las causas de aparición de patología tendinosa en la inserción aquílea es el MAL DE HAGLUND. Cuando la tuberosidad postero-superior del calcáneo es muy pronunciada, favorece la compresión sobre la porción final del tendón en su punto de inserción. En la zona de fricción entre hueso y tendón llega a producirse una auténtica articulación. En la cara interna del tendón se desarrolla una carilla articular de consistencia cartilaginosa. El hueso protruído adquiere un aspecto irregular de color vinoso que se diferencia del resto del calcáneo.

La bursa fisiológica que protege el tendón de su roce contra el hueso también sufre una metamorfosis en su intento de aumentar su función defensiva. Aumenta su volumen y muestra signos degenerativos como aumento del contenido líquido.

Mal de Haglund

 Fuente: biolaster.com

About these ads

2 pensamientos en “Tendinitis en el tendón de Aquiles

  1. Desde hace un mes tengo un dolor en talón de aquiles y más concretamente en el Calcaneus, con un crecimiento acusado hacia la parte baja que me hace cojear y no puedo hacer deporte. ¿Puede ser inflamación del citado hueso o que puede ser?

    • Hola J.Aurelio, lo primero que te diría es que fueras a un fisioterapeuta, puesto que yo sin verte no puedo diagnosticarte.
      Por lo que me dices entiendo que tienes la inserción del tendón de Aquiles inflamada. Si es así lo más probable es que tuvieras bursitis (inflamación de la bursa retrocalcanea), en este post tienes una foto con esa bursa.

      Pero sin duda, te recomiendo que te lo vayas a mirar y así tener un buen diagnostico y poder volver a hacer deporte cuanto antes.

      Un saludo!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s